Sector Teleasistencia

La teleasistencia es la única tecnología que llegó al sector social para quedarse

Un repaso a la historia de la teleasistencia


Aprovechamos la ponencia de Mar Entrambasaguas, directora de Desarrollo Estratégico de Negocios de la empresa Tunstall Televida en el Aging Bilbao, un punto de encuentro para los profesionales de la teleasistencia, el cuidado de personas mayores y el sector sociosanitario.

La teleasistencia es la única tecnología que llegó al sector social para quedarse por varias razones, fue una tecnología innovadora y que ha evolucionado de forma continua.  Es sencilla, amigable, eficaz y eficiente en su respuesta. También es sostenible económicamente y especialmente, da soporte a un amplio servicio cuyo centro son las personas.

El servicio de teleasistencia no es atención telefónica, aunque el soporte del servicio está en una central de atención, es capaz de movilizar recursos tanto públicos como propios.

La teleasistencia en la actualidad es un servicio esencial para las personas mayores y sus familias con más de 800.000 usuarios solo en España.

El servicio surgió en la década de los 90. En 1994 surge un marco normativo con su lanzamiento por parte del IMSERSO, anteriormente había habido otras experiencias y pruebas pero muy relacionadas con modelos europeos y más de telealarma que de teleasistencia y con menos de 5.000 usuarios. Era un servicio reactivo, es decir, era la central la que esperaba que el usuario demandase una necesidad, frecuentemente una emergencia sanitaria o social. El valor para el usuario era residual y solo para situaciones de emergencia.

En aquellos primeros años ser utiliza el indicador que era el porcentaje de cobertura o de crecimiento.  En aquella época el servicio se encontró con el problema de que un gran porcentaje de la población susceptible de usar el servicio no tenía teléfono en sus viviendas.

evolucion-teleasistenciaEn el año 2000 pasamos a 100.000 usuarios, el servicio ya es proactivo, es decir, es el servicio de teleasistencia el encargado de realizar un seguimiento de los usuarios y de realizar acciones preventivas para mejorar su vida. Ya es un servicio esencial para muchos usuarios. Se incorporan más prestaciones al servicio y las campañas específicas que dan valor al servicio. Aparecen los primeros dispositivos como detectores de incendio, gas o humos que dan una nuevo valor al servicio.

En 2010 llegan los programas especiales como el apoyo al cuidador, la tecnología adaptada, la telemonitorización o el envejecimiento activo. También se incorpora la teleasistencia móvil y llegamos a los 500.000 usuarios.

En 2016 superamos los 800.000 usuarios y bajando el precio del servicio. El servicio se adapta a las necesidades de las personas con la asignación de prestaciones e intensidad según las necesidades de cada usuario.


Ver Comentarios