Sector Teleasistencia

Las altas temperaturas son especialmente peligrosas para los usuarios de teleasistencia

La mayoría de los usuarios de teleasistencia son personas mayores de 65 años


La mayoría de los usuarios de teleasistencia son personas mayores de 65 años, un dato que los convierte en un colectivo muy sensible a las altas temperaturas.

Según explican desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), las personas mayores de 65 años son más vulnerables y corren muchos más riesgos de sufrir un golpe de calor.

Entre los motivos principales encontramos que las personas mayores tienen una sensación de calor menos acentuada, por lo que protegen menos de las temperaturas extremas.

Y por el otro, que tienen una menor percepción de tener sed, por lo que el riesgo de deshidratación en ellos es muy superior al que pueda tener otros colectivos de personas más jóvenes.

Además debemos sumarle que muchas de estas personas presentan edades muy elevadas con las particularidades propias de la edad, cómo enfermedades crónicas o neurodegenerativas y la toma de medicación.

Por ejemplo, el Servicio de Teleasistencia de la Región de Murcia cuenta con cerca de seis mil usuarios y de las personas que reciben el servicio, 1.197 presentan algún tipo de riesgo que les hacer vulnerables ante episodios de temperaturas extremas, lo que representa el 22,2% del total de los usuarios.

Por ello los programas de teleasistencia desarrollan diferentes planes frente a las altas temperaturas con el objeto de prevenir, minimizar y atender los efectos que sobre la salud de las personas usuarias del servicio puede provocar que haga tanto calor.

También se recuerda desde los programas de teleasistencia que ningún usuario, aunque sea menor de 65 años, está exento de sufrir una insolación, patología que se produce debido a una hipertermia, que aparece cuando el organismo rebasa los 41 grados de temperatura.

Los programas de teleasistencia recomiendan a sus usuarios diferentes medidas y consejos, ya sea mediante comunicaciones, reparto de dípticos o visitas presenciales, entre las más habituales se encuentran:

  • La toma de líquidos como agua, infusiones, zumos de frutas aunque no se tenga la sensación de sed.
  • Evitar beber bebidas con alcohol.
  • Comer alimentos ligeros y evitar las digestiones pesadas.
  • No exponerse al sol durante las horas de mayor intensidad (12-16 horas)
  • No ir a comprar ni pasear en los momento de mayor calor.
  • Mantener la casa fresca y ventilada.
  • Usar prendas con tejidos ligeros, como el algodón y con colores claros. Es idóneo cubrirse la cabeza con sombreros o gorras que protejan nuestra cabeza del sol si debemos salir de casa.

Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios