Mayores

La dificultad de las personas mayores de adaptarse al frío y combatirlo

Los diferentes programas de teleasistencia están informando a sus usuarios sobre la necesidad de que mantengan unas precauciones especiales,


Entramos en una semana movidita en cuestiones meteorológicas con más de 20 provincias en riesgo amarillo o naranja por bajas temperaturas mínimas, fuertes vientos, nevadas o fenómenos costeros, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Uno de los colectivos más vulnerables a las bajas temperaturas es el de las personas mayores.

Al que debemos de añadir una circunstancia, la mayor dificultad de las personas mayores de adaptarse al frío y combatirlo.

Esta particularidad tiene una base científica, el organismo de las personas mayores tiene un peor sistema de termorregulación corporal debido al envejecimiento del organismo, esto provoca que su capacidad para percibir la temperatura ambiente sea mucho peor.

Sumamos a esta circunstancia que el envejecimiento altera el estado de la piel y la pérdida de la función de los receptores cutáneos de la temperatura.

Por eso las personas mayores tienen muchas dificultades para afrontar los cambios bruscos de temperatura. Y si añadimos los casos de falta de medios económicos o de movilidad reducida comprendemos la necesidad de vigilar con mucho cuidado a nuestros mayores durante estos días de frío extremo en la mayor parte de España.

Debido a esto, los diferentes programas de teleasistencia están informando a sus usuarios sobre la necesidad de que mantengan unas precauciones especiales, unas medidas y recomendaciones específicas para paliar los efectos de las bajas temperaturas.

Por ejemplo la Diputación de Granada ha tenido que adelantar sus protocolos de actuación por la previsión de bajas temperaturas de estos días y ha iniciado una campaña de su servicio de Teleasistencia para proteger a mayores y personas vulnerables ante la ola de frío y nieve, con temperaturas previstas de hasta seis grados negativos.

El servicio de teleasistencia, que gestiona Tunstall Televida ha adelantado la puesta en marcha de los protocolos para proteger a las personas vulnerables antes las condiciones meteorológicas extremas.

Del total de usuarios del servicio se realiza un seguimiento especial a los usuarios que se califican de “de alto riesgo” por las condiciones de aislamiento físico en las que viven, enfermedad o falta de relaciones sociofamiliares.

Sobre ellas se realizará desde ahora un seguimiento prioritario desde el centro de atención de teleasistencia, que potenciará la intervención de las unidades móviles, con una dotación especial para estos casos, y estrecharán la coordinación con los Servicios Sociales y sanitarios.

Y es que a los rigores del frío debemos añadir el problema del aumento del riesgo de enfermedades entre este colectivo.

Con las bajas temperaturas el organismo de los mayores reacciona desprendiendo calor y a la contracción de los vasos sanguíneos. Por ello el corazón se ve obligado a bombear mucha más sangre lo que produce la hipertensión. En personas jóvenes o saludables el aumento de la presión arterial no es tan importante, pero entre las personas mayores se puede producir el riesgo de un accidente cardiovascular.

Otros de los efectos negativos del frío es el empeoramiento de la artritis y la disminución de las defensas, que pueden producir cambios en el organismo que facilitan la aparición de enfermedades como la gripe, bronquitis, neumonías, y agravan enfermedades crónicas, sobre todo las cardíaco respiratorias o las reumáticas.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios