Servicios de teleasistencia


El servicio de teleasistencia es un sistema de atención personalizada basado en las nuevas tecnologías de la comunicación, que permite a sus usuarios y cuidadores mantener el contacto, a través de la línea telefónica (fija o móvil), durante 24 horas al día y todos los días del año con un centro receptor atendido por personal específicamente cualificado, capaz de atender sus demandas o movilizar los recursos necesarios en caso de emergencias sociales o sanitarias.

Esta comunicación se hace posible con sólo apretar un botón o mediante la activación de dispositivos programados previamente.

Existen actualmente varias clases de teleasistencia.

Teleasistencia domiciliaria.

Esta línea está destinada a personas mayores, no dependientes, y tiene carácter preventivo y de promoción de la autonomía personal. Sus objetivos son:

•Incrementar la seguridad del usuario y fomentar su autonomía personal.

•Adaptar la teleasistencia a las necesidades reales de las personas usuarias.

•Ofrecer una respuesta segura ante la posibilidad de una situación de riesgo, reduciendo las consecuencias que pueden derivarse de un accidente.

Teleasistencia domiciliaria de segunda generación.

Se trata de complementar el
equipamiento tecnológico de la teleasistencia con diferentes dispositivos que permitan monitorizar el entorno del usuario para disponer de una información más inmediata de posibles situaciones de riesgo para la persona usuaria, así como de fomentar su nivel de independencia y autonomía.

• Personas que reciben el servicio de teleasistencia.

• Mayores de 70 años.

• Que viven solas o pasan la mayor parte del día solos.

• Con un nivel de autonomía medio alto.

Teleasisitencia móvil

La teleasistencia móvil  es una modalidad de servicio que se presta mediante terminales de telefonía móvil GSM con localización GPS, lo que ofrece a las personas usuarias una atención inmediata e integral fuera de su domicilio.

El dispositivo dispone de un botón de emergencia así como de un sensor de caídas. Este dispositivo lo llevará la persona usuaria cuando salga de su domicilio, al igual que si fuera un teléfono móvil.

• Personas con un nivel de autonomía medio, que realizan actividades fuera del hogar como modo de mantener un envejecimiento activo y que tienen riesgo de accidente no localizado.

• Que viven en zonas aisladas o poco pobladas, que realicen actividades fuera del domicilio o se desplazan a lugares aislados para actividades de ocio.

• Sin deterioro cognitivo ni pérdidas de memoria.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios