Envejecimiento de la Población

Las bajas temperaturas de invierno afectan mucho más a las personas mayores

Con la llegada del invierno llegan las bajas temperaturas y uno de los colectivos más sensibles y vulnerables ante el frío es el de las personas mayores.


Con la llegada del invierno llegan las bajas temperaturas y uno de los colectivos más sensibles y vulnerables ante el frío es el de las personas mayores.

Nuestros mayores tienen una mayor dificultad para adaptarse al frío y combatirlo. Esto es debido a que su organismo tiene un peor sistema de termorregulación corporal debido al envejecimiento, que provoca que su capacidad para percibir la temperatura ambiente sea mucho peor.

Además, el envejecimiento altera el estado de la piel y la pérdida de la función de los receptores cutáneos de la temperatura.

Estas circunstancias provocan que las personas mayores tengan más dificultades para afrontar los cambios bruscos de temperatura.

Y debemos añadir una circunstancia externa, en muchos casos tenemos que sumar la falta de medios económicos para instalar en sus hogares sistemas seguros y eficientes de calefacción, casos de movilidad reducida o de deterioro cognitivo que nos deben llevar a extremar la vigilancia de nuestros mayores durante los días de frío que han llegado o estar por llegar en la gran parte de España.

Según un estudio del Instituto de Salud Carlos III la mortalidad asociada a las olas de frío es tan alta o incluso más, que la provocada por las olas de calor. El riesgo de morir en una ola de frío se ha triplicado entre la población mayor de 75 años con respecto a hace un par de décadas.

Ante estos datos, los servicios de teleasistencia cuentan con campañas especiales en invierno para alertar a los usuarios sobre las medidas para combatir el frío intenso y para cerciorarse del estado en que se encuentran los usuarios, especialmente los más vulnerables.

Los teleoperadores, trabajadores sociales y psicólogos de las centrales de atención aumentan estos días de frío el contacto telefónico con los usuarios, tanto para llevar su seguimiento como para informar con recomendaciones y consejos para protegerse del frío.

Con las bajas temperaturas el organismo de los mayores reacciona desprendiendo calor y a la contracción de los vasos sanguíneos. Por ello el corazón se ve obligado a bombear mucha más sangre lo que produce la hipertensión. En personas jóvenes o saludables el aumento de la presión arterial no es tan importante, pero entre las personas mayores se puede producir el riesgo de un accidente cardiovascular.

Otros de los efectos negativos del frío es el empeoramiento de la artritis y la disminución de las defensas, que pueden producir cambios en el organismo que facilitan la aparición de enfermedades como la gripe, bronquitis, neumonías, y agravan enfermedades crónicas, sobre todo las cardíaco respiratorias o las reumáticas.


    Ver Comentarios
    Todavía no hay comentarios