betiON

Hacia la digitalización de la teleasistencia

Así lo han entendido los gestores del servicio público de teleasistencia betiON


La teleasistencia domiciliaria debe avanzar hacia la digitalización, es uno de los retos más importantes del servicio de teleasistencia para los próximos años.

Así lo han entendido los gestores del servicio público de teleasistencia betiON del Gobierno Vasco que ya han iniciado el proceso de digitalización con la instalación de terminales digitales en el domicilio de varios usuarios que carecían de telefonía fija en sus viviendas.

Y han dado un paso más, la consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha anunciado que la administración pública está trabajando en la digitalización aplicada a la teleasistencia para los mayores, con la gestión simultánea de voz, vídeo y datos.

La digitalización mejora el servicio de teleasistencia mejorando la rapidez, adaptación y la capacidad de gestionar gran cantidad de datos.

Este anuncio se ha hecho público durante el XVII Congreso de Zahartzaroa, la Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología y el X Congreso de la Sociedad Navarra de Geriatría y Gerontología que se ha celebrado del 17 al 19 de mayo en la Universidad de Deusto.

La digitalización permite dotar de nuevas herramientas a los profesionales del servicio de teleasistencia para satisfacer las necesidades de quienes están en su hogar.

Los avances tecnológicos en digitalización de la teleasistencia permiten ofrecer al usuario servicios y prestaciones cada vez más centralizados en las necesidades de cada persona.

Desde su entrada en funcionamiento en julio de 2011 el despliegue del servicio de Teleasistencia betiON del Gobierno Vasco no ha hecho más que crecer con un incremento de más del 83% en los últimos años.

betiON del Gobierno Vasco se dirige a personas mayores de 75 años que viven solas y a personas mayores de 65 que se encuentran en situación de dependencia reconocida o en situación de riesgo de dependencia reconocida por los servicios sociales. También se dirige a personas con discapacidad intelectual, física o sensorial y dependencia reconocida en cualquiera de sus grados, así como a personas que padecen una enfermedad mental diagnosticada y presentan una situación de dependencia reconocida o a personas en riesgo de aislamiento social.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios