Envejecimiento de la Población

¿Qué preocupa a los hijos con padres mayores que viven solos?

La salud, las caídas y la sensación de soledad y abandono son algunos de los temas que más preocupan a los hijos con padres mayores que viven solos.


Actualmente en España tenemos cerca de cinco millones de personas que viven solas, de esta cifra, el 43,1% es decir, algo más de dos millones de personas tienen 65 o más años. Y más de 850.000 tienen 80 o más años. Unos datos que ponen en evidencia la actual situación demográfica española, cada vez somos más mayores y más solos.

Muchos de nuestros mayores que viven solos cuentan con hijos o familiares directos que no residen en el mismo hogar por diferentes circunstancias. Gracias a tecnologías como la teleasistencia, los hijos con progenitores de avanzada edad están mucho más tranquilos pero siguen existiendo diferentes aspectos que les preocupa.

La salud.

Es difícil concretar un número exacto de pacientes crónicos en España actualmente pero según el portal de la cronicidad en España, estas enfermedades son responsables de más de 300.000 muertes al año y ya afectan en algún grado a más de 19 millones de personas. El 70% de los mayores de 65 años tiene alguna patología crónica y la mayoría sufre, de media, cuatro patologías.

Debido a ello, a los hijos les preocupa un empeoramiento de la salud de sus mayores y que no puedan comunicarse con ellos. En este aspecto la teleasistencia vuelve a convertirse en nuestra mejor aliada. Los mayores solo tienen que apretar el botón de su pulsera o colgador para ponerse en contacto con una central de atención al usuario que puede movilizar rápidamente los servicios sanitarios necesarios.

Las caídas.

Las caídas son un problema tan importante para la salud pública que hasta la Organización Mundial de la Salud ha hecho varios llamamientos internacionales sobre esta causa.

La OMS calcula que cada año mueren en todo el mundo 424.000 personas por causa de una caída. De tal modo que las caídas es la segunda causa mundial de muerte por lesiones no intencionales, por detrás de los traumatismos causados por accidentes de circulación. Por lo que es normal la preocupación de los hijos por si sus padres sufren una caída en el hogar.

Las mayores tasas de mortalidad por caídas corresponden en todas las regiones del mundo a los mayores de 60 años.

Una de las mejores armas para luchar contra las caídas en el hogar es la prevención y enseñar a los mayores cómo evitar las caídas. Pero hay ocasiones en las que fallan todas las medidas de prevención y se produce la caída.

Ante esta situación encontramos la respuesta en los modernos dispositivos con detección de caídas. Y especialmente en los pulsadores o colgantes de teleasistencia con detector de caída.

La sensación de soledad.

Diferentes estudios ya habían constatado que la soledad en los mayores tiene importantes consecuencias fisiológicas y psicológicas, como son la depresión, los déficits cognitivos o la pérdida de memoria. Por lo que los hijos tienen mucho miedo por si sus progenitores se sienten solos o abandonados. Incluso que puedan llegar a sufrir depresión sin ser conscientes.

La soledad es entendida como un contacto poco frecuente con amigos, familiares y sus hijos, insatisfacción con el apoyo recibido y una baja participación social.

Para evitar esto los diferentes programas de teleasistencia dedican grandes esfuerzos a disminuir esta sensación de soledad. El servicio de teleasistencia se convierte en un acompañante para muchos de estos mayores, que ven en el colgante una oportunidad para mantener una conservación. La soledad es uno de los motivos más importantes del uso de la teleasistencia y una gran parte de las comunicaciones se inician por esta sensación de soledad.

 

 


    Ver Comentarios
    Todavía no hay comentarios