Envejecimiento de la Población

La salud de las personas mayores empeora durante el verano por culpa del aislamiento social y la soledad

Los contactos con el exterior de su casa son aún menos frecuentes que en el resto del año, empeorando las situaciones de vulnerabilidad.


El verano es sinónimo de descanso, traslado a segundas residencias o de viajes familiares. Para muchas personas mayores, el verano también es sinónimo de soledad.

Muchas personas mayores no se van de vacaciones por motivos de salud, económicos, por ausencia de familia o simplemente, porque sus familiares no les tienen en cuenta para su veraneo.

Una situación denunciada por diferentes organismos como la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) o la Asociación Amics de la Gent Gran.

Que han alertado sobre la salud de las personas mayores que empeora durante los meses de verano por culpa del aislamiento social y la soledad que sufren.

El verano es una época especialmente difícil para las personas mayores que viven solas, por una parte sufren las consecuencias de unas altas temperaturas que les impiden salir de casa durante las horas centrales. Y por otra parte si viven en grandes ciudades la mayoría de sus vecinos se van y sus edificios se quedan desiertos.

Los contactos con el exterior de su casa son aún menos frecuentes que en el resto del año, empeorando las situaciones de vulnerabilidad. Los mayores necesitan programas y políticas que den respuesta a esta realidad.

Para paliar esta situación de soledad en muchas ocasiones debemos recurrir a la tecnología, especialmente a la teleasistencia con la gran labor que se realiza especialmente en los casos de usuarios más vulnerables.

Los diferentes servicios de teleasistencia intensifican su actividad estos meses debido a la llegada de las altas temperaturas y al aumento de los mayores en soledad. Las llamadas de acompañamiento sirven para ofrecer a los mayores consejos sobre cómo afrontar el calor y les recuerdan a los mayores que no están solos.

Nos recuerdan desde la asociación Amics de la Gent Gran que la soledad no deseada empeora el funcionamiento vascular, aumenta la presión sistólica, eleva las alteraciones del sistema inmune, acentúa la obesidad y empeora la movilidad, además de aumentar el riesgo de depresión, de problemas de sueño, de deterioro cognitivo, de padecer Alzheimer y elevar la mortalidad.


    Ver Comentarios
    Todavía no hay comentarios