Envejecimiento de la Población

Las caídas son la primera causa de discapacidad en los mayores

La guía destaca la importancia del uso de sistemas de teleasistencia para las personas mayores


Las caídas ya suponen la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, en España se calcula que anualmente fallecen más de 2.000 personas mayores de 65 años causa de una caída.

Según los datos ofrecidos por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, 1 de cada 3 personas mayores de 65 años se cae en su vivienda por lo menos una vez al año y en el 70% de las ocasiones la caída tiene algún tipo de efecto sobre la salud del mayor.

Y sin olvidarnos que tras sufrir una caída, aunque no tenga consecuencias, las personas mayores experimentan en muchas ocasiones una fase de miedo ante el temor a volver a caerse, que les provoca una disminución de la actividad física y un aumento del sedentarismo

Las caídas son la primera causa de discapacidad en los mayores y todas las empresas e instituciones públicas dedicadas al cuidado de los mayores intentan poner su granito de arena para reducir estas graves estadísticas.

Por ejemplo la última guía para la prevención de caídas en personas mayores editada por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y que ha sido redactada por la Unidad de Fisioterapia y Terapia Ocupacional del Servicio de Rehabilitación de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca.

La guía destaca la importancia del uso de sistemas de teleasistencia para las personas mayores que se vuelven en indispensables en situaciones tales cómo levantarse del suelo tras una caída.

Tras sufrir una caída en el hogar el primer paso es pedir ayuda utilizando el colgante de teleasistencia y esperar a los servicios de emergencia dependiendo de la gravedad de la caída. Si la persona mayor tiene movilidad deberá tratar de rodar para ponerse boca abajo, apoyarse en los brazos para ponerse a cuatro patas y buscar un elemento estable en el que colocar las dos manos y luego levantar la pierna más fuerte y si fallan las fuerzas descansar, hasta incorporarse y sentarse siempre que sea factible.

La guía analiza los factores que causan las caídas tanto intrínsecos, que afectan al propio individuo como pueden ser alteraciones del equilibrio, alteraciones auditivas o visuales, enfermedades crónicas o agudas, la polifarmacia o la automedicación como factores, extrínsecos del entorno del anciano como el mal estado del suelo, una iluminación deficiente, un calzado inadecuado… y otros factores de riesgo relacionados con las actividades desarrolladas, principalmente en alturas, como limpiar cristales, colgar cortinas, etc.

También se detallan recomendaciones tanto para mantener el buen estado físico cómo condiciones en el cuarto de baño, la cocina y el dormitorio o en las escaleras y destaca la importancia de una buena iluminación, con interruptores al alcance la mano o incluso luces-piloto nocturnas en los pasillos.


Ver Comentarios