Envejecimiento de la Población

Los mayores dependen cada día más de tecnologías como la teleasistencia

Los adultos de mediana edad y las personas mayores están adoptando la tecnología por una variedad de razones.


Se ha demostrado que es un error decir que las personas mayores no saben utilizar las nuevas tecnologías. Por ejemplo, Tim Berners-Lee, conocido por ser el padre de la World Wide Web tiene ahora 64 años ¿Es mayor para usar una tecnología que creó el mismo?

Los adultos de mediana edad y las personas mayores están adoptando la tecnología por una variedad de razones.  Los mayores están más conectados digitalmente que nunca. El móvil con conexión a internet son parte de su vida diaria para mantenerse informados, conectarse con amigos y familiares o comprar.

Los mayores dependen cada día más de la tecnología. El envejecimiento de la población pone de relieve un importante cambio demográfico y tecnológico: el bienestar de muchos de los mayores dependerá cada vez más de la tecnología. No se espera que el número de cuidadores mantenga el ritmo actual de envejecimiento de la población. Para 2050, la proporción potencial de cuidadores con respecto a aquellos que necesitan atención, especialmente en mayores de más de 80 años, se reducirá considerablemente, lo que revela un desajuste entre las necesidades de atención y los proveedores de atención.

La necesidad de apoyo de la población que envejece dependerá de la adopción de tecnología en forma de dispositivos de teleasistencia avanzada, hogares inteligentes, la telemedicina y la inteligencia artificial.

Pero faltan estudios sobre lo que puede significar esta tendencia en términos de costos y beneficios, privacidad y seguridad, y equidad de atención, especialmente para aquellos que viven en áreas rurales y urbanas de bajos ingresos.

Especialmente en 4 importantes factores que repercuten en la adopción de la tecnología por parte de los mayores.

El factor costo en comparación con el beneficio de la tecnología: muchos mayores no ven los beneficios adicionales de muchas tecnologías como por ejemplo la teleasistencia de segunda generación o los teléfonos con acceso a internet que les obligan a pagar planes de datos mensuales.

El factor aprendizaje: La mayoría de los mayores de 65 años y más en edades más avanzadas, necesitan a alguien que les ayude a aprender y usar un nuevo dispositivo tecnológico.

Las amenazas a la seguridad y la privacidad alimentan los temores a la tecnología: los mayores tienen preocupaciones sobre el potencial de las nuevas tecnologías para alterar su privacidad y la posibilidad de invasiones de la seguridad personal y financiera.

La edad, el nivel educativo y la economía son los principales impulsores de la adopción de nuevas tecnologías. Las personas mayores más jóvenes, relativamente acomodadas o con más educación están impulsando gran parte del reciente crecimiento en la adopción de tecnología .

A los adultos mayores les gusta la tecnología. A pesar de estas preocupaciones, los mayores que usan Internet tienden a ver la tecnología de manera positiva y es probable que incorporen cada vez más la tecnología en su vida cotidiana. 

Si bien algunas personas mayores son usuarios de tecnología, muchas personas se enfrentan a desafíos físicos y cognitivos únicos relacionados con la edad que pueden actuar como barreras para participar plenamente en un mundo digital en crecimiento.

Por ejemplo la disminución de la claridad visual dificulta la lectura de fuentes pequeñas en las pantallas de los teléfonos o dispositivos de teleasistencia móvil.

La visión del color también disminuye con la edad, y los usuarios mayores pueden tener dificultades para distinguir los colores y necesitan mayores niveles de contraste entre los colores.

Si la interfaz de un dispositivo se basa en los colores como guías de usuario de una función a otra, los adultos mayores pueden enfrentar desafíos.

También la pérdida de audición relacionada con la edad que es común en adultos mayores de 65 años.

Como resultado, los mayores pueden no escuchar alertas y pings suaves y agudos que un dispositivo utiliza para notificaciones automáticas o alarmas.

La coordinación mano-ojo también puede dificultar el uso de dispositivos más pequeños.

Deslizar el dedo en la pantalla, o apretar un botón, es algo natural para los adultos más jóvenes criados con dispositivos electrónicos en sus manos, no tanto para los más mayores.

¿Qué fuerzas impulsarán más atención a las soluciones tecnológicas para abordar las necesidades de las personas mayores? Ciertamente, es la gran cantidad de adultos mayores que seremos en unos años y un reconocimiento de que se necesitará la tecnología para ayudar a mantener la salud y la independencia de las personas mayores dada la disminución de la población de cuidadores disponibles.

Nuestra población envejece y esto representa tanto oportunidades como desafíos, es una oportunidad de negocio convincente para el sector privado, particularmente entre las empresas que intentan urgentemente encontrar la forma en que la tecnología puede apoyar mejor a los adultos mayores.

 

 


    Ver Comentarios
    Todavía no hay comentarios