Envejecimiento de la Población

Los usuarios de teleasistencia, más sensibles al cambio de hora

En un par de días, cómo norma general, el cerebro de los mayores se readapta sin mayores problemas.


El cambio horario puede provocar síntomas en los usuarios de teleasistencia y en todas las personas mayores en general, como estrés, alteraciones de sueño, mayor cansancio físico o irritabilidad.

Esto es debido a que el cerebro de los mayores es más sensible a estas alteraciones. El cambio de hora provoca un cambio en las horas de luz solar que obliga al cerebro a reajustarse.

En un par de días, cómo norma general, el cerebro de los mayores se readapta sin mayores problemas. Pero pueden verse más afectadas las personas mayores que sufran depresión al ver reducidas las horas de luz.

Si no se produce una readaptación al nuevo horario en un par de días y los síntomas perduran, seguramente el cambio de hora haya sido el detonante de un trastorno previo.

El cerebro de los mayores se va adaptando durante unos días a los cambios de luz. Técnicamente se produce esta percepción por dos sustancias, la melatonina y el cortisol.

Estas dos sustancias nos ayudan a regular los ritmos circadianos de luz y de sueño. Mientras que la melatonina nos ayuda a adaptarnos a los ritmos de luz, el cortisol marca nuestros ritmos internos, permitiéndonos distinguir entre vigilia y sueño, actividad y descanso.

La recomendación a los usuarios de teleasistencia para que no les afecte el próximo cambio de hora es seguir acostándose a la misma hora de siempre, sin dejarse llevar por el que a las 5 ya es de noche. La rutina de mantener los mismos hábitos es beneficiosa.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios