Envejecimiento de la Población

Nos preocupa saber si podremos mantener nuestra autonomía cuando seamos mayores

Tres cuartas partes de las personas mayores de 65 años en España presenta, al menos, una enfermedad crónica.


Una conocida empresa aseguradora ha hecho público los datos de su último estudio de Actitudes hacia el envejecimiento en el que se recogen diferentes datos sobre la percepción de los españoles hacia su vejez.

Una realidad imparable es que el aumento de la esperanza de vida de los españoles llevará a una mayor prevalencia de las enfermedades crónicas y que un mayor número de personas necesiten de cuidados especializados.

En España, dos de cada 10 personas tienen más de 65 años y se estima que dentro de 50 años, las personas en avanzada edad representen el 35 % de la población. E incluso se cree que aumentará la cifra de la esperanza de vida que ya se sitúa en 85,8 años en el caso de las mujeres y en 80,3 en los hombres.

Y recordemos además que según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, tres cuartas partes de las personas mayores de 65 años en España presenta, al menos, una enfermedad crónica.

Según refleja el estudio, una de cada cuatro personas no sabe quién se ocupará de su cuidado durante su vejez y estos cuidados son una de sus principales preocupaciones en el presente.

El informe también revela que seis de cada diez personas mayores creen que el cuidado en la vejez es responsabilidad de la familia y el resto que los cuidados son obligación del sistema público.

La cosa se iguala cuando hablamos de cómo se pagarán estos cuidados, o mediante sus ahorros o la pensión como fuente económica principal del cuidado durante su vejez. Aunque cada vez más personas creen que la pensión no será suficiente para poder pagar estos cuidados.

Lo que todas las personas están de acuerdo es que la tecnología con soluciones como la teleasistencia o la telemedicina se presenta como una gran oportunidad que facilita la atención y posibilita un cuidado personalizado adaptado a las necesidades concretas de cada persona.

Por ejemplo, 3 de cada 5 personas mayores están dispuestas a llevar un dispositivo de vigilancia de la salud para rastrear sus signos vitales como, por ejemplo, la frecuencia cardíaca o la presión arterial.

Por una parte 9 de cada 10 personas confían en permanecer activos y 6 de cada 10 confía en que llegar a la vejez no le va a impedir continuar gozando de la vida al máximo.
Seis de cada diez personas sienten preocupación sobre si podrán mantener su independencia y autonomía cuando sean mayores.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios