Teleasistencia Domiciliaria

Ola de calor, un episodio excepcionalmente adverso para los usuarios de teleasistencia

Las personas de avanzada edad forman junto con los pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de cuatro años y personas que trabajan expuestas al sol los colectivos que más deben extremar sus cuidados


Estamos a las puertas de la primera ola de calor de este verano, los expertos calculan que tendremos temperaturas diurnas por encima de los 40 e incluso 42 grados en amplias zonas de España, la Agencia Estatal de Meteorología ha recomendado precaución por tratarse de un episodio “excepcionalmente adverso” por su intensidad, duración y extensión

Una ola de calor es definido por la Agencia de Meteorología como un episodio de al menos tres días consecutivos en el que -como mínimo- el 10% de las estaciones meteorológicas consideradas registran valores máximos por encima del 95% de las temperaturas más altas diarias de julio y agosto de la serie entre 1971 y 2000.

Ante estas circunstancias climáticas, los diferentes servicios de teleasistencia toman precauciones y ponen en marcha programas especiales para reforzar el seguimiento de sus usuarios de mayor riesgo, especialmente las personas mayores de más de 80 años con problemas cardiovasculares o respiratorios.

Los centros de coordinación a los usuarios de teleasistencia reciben las posibles alertas por altas temperaturas en la zona en la que residen sus usuarios. Y dentro de la campaña especial de actuación se realizan un gran número de llamadas a los usuarios con consejos para afrontar las altas temperaturas.

Llamadas que se acompañan en muchas ocasiones con visitas en las que se entregan dípticos con consejos prácticos para reducir los efectos negativos del calor y especialmente su efecto sobre los mayores.

Entre los consejos más habituales se suelen encontrar los siguientes:
  • La toma de líquidos como agua, infusiones, zumos de frutas aunque no se tenga la sensación de sed.
  • Evitar beber bebidas con alcohol.
  • Comer alimentos ligeros y evitar las digestiones pesadas.
  • No exponerse al sol durante las horas de mayor intensidad (12-16 horas)
  • No ir a comprar ni pasear en los momento de mayor calor.
  • Mantener la casa fresca y ventilada.
  • Usar prendas con tejidos ligeros, como el algodón y con colores claros. Es idóneo cubrirse la cabeza con sombreros o gorras que protejan nuestra cabeza del sol si debemos salir de casa.

En los casos de mayor vulnerabilidad o que se hayan observado unas condiciones especiales en la residencia de los mayores que aumenten el peligro ante los efectos del calor se comunica a los Servicios Sociales del ayuntamiento pertinente y se extreman los mecanismos de contacto con estos usuarios.

Las personas de avanzada edad forman junto con los pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de cuatro años y personas que trabajan expuestas al sol los colectivos que más deben extremar sus cuidados ante las altas temperaturas que se dan estos días de ola de calor.


    Ver Comentarios
    Todavía no hay comentarios