Envejecimiento de la Población

España camino de convertirse en uno de los países más envejecidos del mundo

España será el segundo país más envejecido de todas las economías más industrializadas, solo por detrás de Japón.


Será dentro de muy pocos años, exactamente a mediados de este siglo, cuando España será el segundo país más envejecido de todas las economías más industrializadas, solo por detrás de Japón.

Este preocupante dato proviene del último informe estadístico de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La OCDE es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 estados que juntos suponen el 70 % del mercado mundial y representaban el 80 % del PNB mundial.

Ser una de las economías del mundo con una población m envejecida es una gran amenaza para la economía española y según la OCDE, se debe actuar para afrontar el reto que va a plantear este envejecimiento.

El envejecimiento de la población se está convirtiendo en una norma en todo el mundo desarrollado pero también está afectando al resto de países emergentes y que no pertenecen a la OCDE.

El caso de España es muy preocupante, donde la proporción de mayores de 65 años respecto a la población de 20 a 64 años pasará del 30,4% en 2015 (28% de media en la OCDE) al 75,5% en 2050 (53,2%).

Nuestra población tendrá la segunda tasa más elevada de los países más industrializados y con una población más envejecida que Italia, Alemania, Francia o Inglaterra.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico nos alerta de los importantes problemas económicos que esta situación tendrá con un importante impacto directo en gastos como el sistema de pensiones, el sanitario y la mayor necesidad de cuidados a los mayores.

Sin embargo, esta situación no debe ser vista con pesimismo, es un gran reto para la sociedad española y para la OCDE en su conjunto. Debemos conocer, entender y fomentar el envejecimiento activo.

Dentro de 20 años una persona mayor de 65 años disfrutará de un estado físico y de una autonomía personal nunca conocido en la historia de la humanidad. Y podrán seguir jugando un papel activo en la sociedad durante muchos años. Sin olvidarnos del importante protagonismo que tendrá la tecnología en los próximos años.

Los estudios actuales se centran en mejorar la calidad de vida de nuestros mayores y esto pasa por lograr su autonomía y la mejora de la situación funcional de las personas mayores.

Y es en este escenario donde debemos incluir a la teleasistencia. Una pequeña ayuda que es clave para conseguir una de las premisas del envejecimiento activo, la autonomía personal.

El alcance que proporciona la tecnología a las prestaciones de la teleasistencia no tiene techo, está en continuo desarrollo e innovación, junto con la suficiente madurez con la que cuenta, la convierten en una prestación que tienen y jugará un papel destacado en el futuro más próximo.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios