Envejecimiento de la Población

¿Sabía que una persona de 65 años tiene el doble de probabilidades de fallecer en un incendio doméstico que la media?

Un riesgo que se multiplica por tres en el caso de los mayores de 75 años y por cuatro si tiene 85 años o más.


Uno de los elementos que caracterizan al servicio de teleasistencia es el de la prevención, especialmente de situaciones que puedes suponer un riesgo para el usuario. Los mayores son un colectivo especialmente vulnerable al estar expuesto a riesgos derivados tanto de su propia salud como por los riesgos que puedan surgir en sus propias casas.

Es en este punto en el que la tecnología se convierte en un elemento clave. Y cuando hablamos de los riesgos de incendio en el hogar debemos recurrir a los dispositivos de teleasistencia avanzada. Hablamos de detectores de humo, de gas, de caídas o de monóxido de carbono.

El objetivo de estos detectores es advertir de una situación de peligro generando de manera automática una llamada al centro de atención.

Ante esta llamada, los profesionales del servicio de teleasistencia movilizarán los recursos necesarios para atender esta emergencia. Se pondrán en contacto con el usuario para descartar una falsa alarma y si el usuario no responde se activará el protocolo definido para casos de emergencia.

Por ejemplo, para reducir la trágica estadística de incendios en hogares de personas mayores, un recurso es la instalación de dispositivos de detectores de incendio, de humo o de gases, en las cocinas. Ya que en muchas ocasiones el motivo de la emergencia es un olvido de la persona mayor cuando está cocinando.

También debemos recordar que es el invierno una época especialmente preocupante por la utilización de sistemas de calefacción deficientes, precarios o de forma inadecuada.


Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios