Envejecimiento de la Población

El protagonismo de la mujer en la teleasistencia

El sexo predominante en la vejez es el femenino.


El protagonismo de la mujer en la teleasistencia es indiscutible. Y se fundamenta en un hecho objetivo, el sexo predominante en la vejez es el femenino.

Lo confirman los datos del Instituto Nacional de Estadística, según datos del Padrón de 2016, en España hay un 33% más de mujeres (4.940.008) que de hombres (3.717.697) mayores de 65 años.

Aunque nacen más hombres que mujeres, la tasa de mortalidad masculina es más elevada en todas las edades. No es hacia los 50 años en los que se alcanza el equilibrio entre sexos pero rápidamente se pierde por la mayor mortalidad masculina.

Este predominio de la mujer en la vejez se evidencia más en las Comunidades Autónomas más envejecidas, Castilla y León, Asturias, Galicia, País Vasco y Aragón son las más envejecidas con proporciones de personas mayores que superan el 21%.

Pongamos un ejemplo claro, el balance de 2016 elaborado por la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía (Assda) sobre el servicio de teleasistencia, que actualmente cuenta con algo más de 201.000 usuarios, uno de los más numerosos de España, presenta un perfil claro de usuario.

Mujer, mayor de 80 años y que vive sola en casa. No en vano, de los 201.687 beneficiarios que había a finales de 2016, el 78% eran mujeres y el 22% hombres; y el 60% residían solos.

Un sistema de medición de la vejez a revisar

Aunque este sistema de medir la vejez tiene un grave problema, no podemos considerar a una persona “mayor”, con las connotaciones que ofrece a una persona de 65 años. Tradicionalmente se utiliza la edad de jubilación supuesta de 65 años, cuando ya no es real. No se consideran las mejoras en las condiciones de salud, en la tasa de discapacidad de las personas mayores y en la esperanza de vida.

En la actualidad, la esperanza de vida de la población española, tanto en hombres como en mujeres, está entre las más altas de la Unión Europea y del mundo.

Una mayor esperanza de vida y unas mejores capacidades de adaptación hacen que la proporción de mujeres mayores que vive en soledad supera a la de hombres.

La mujer cuidadora

Las mujeres cuidan con mucha mayor frecuencia que los hombres. Los datos de la Encuesta sobre Discapacidad, Autonomía personal y Situaciones de Dependencia ilustran claramente el protagonismo de la mujer cuidadora. La persona que fundamentalmente cuida de los hombres mayores que necesitan ayuda es su cónyuge, seguida de su hija. Y en el caso de las mujeres mayores que necesiten ayuda, son las hijas las que fundamentalmente se hacen cargo de los cuidados.

Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida está produciendo el incremento de la duración de las uniones de pareja. La esperanza de vida se sitúa actualmente en los 80,4 años en los varones y en los 85,9 en las mujeres. Lo que hace que las parejas duran juntas casi el doble de años que hace un siglo. Se llega a los 65 años mayoritariamente con pareja, algo que en siglos pasados apenas se producía.


Ver Comentarios