Envejecimiento de la Población

Los cambios en el sueño por el envejecimiento afectan también a los usuarios de teleasistencia

El trastorno del sueño en las personas mayores es desgraciadamente algo muy común.


Un sueño en condiciones en importante para mantener la calidad de vida de nuestros mayores. Por eso los servicios de teleasistencia intentan proporcionar a los usuarios deferentes consejos y herramientas adecuadas para que puedan descansar de manera adecuada y tengan un sueño reparador.

El trastorno del sueño en las personas mayores es desgraciadamente algo muy común. Muchos ancianos presentan diferentes problemas que les lleva a mantener un sueño ligero y con muchas alteraciones. Lo que provoca que al no descansar bien por las noches, por el día estén más cansados y con mayor somnolencia.

Cualquier persona en edad adulta necesita dormir de 7 a 8 horas por la noche, pero cuando envejecemos perdemos calidad en el sueño, que pasa a ser menos profundo.

Se calcula que las personas mayores duermen una media de 6 a 7 horas por la noche y con un gran número de alteraciones. Hasta 4 veces es la media de veces que se suele levantar de la cama un anciano por motivos como insomnio, incomodidad, dolores por enfermedad crónica, necesidad de ir al baño… etc.

Cuando el insomnio se convierte en crónico el problema se agudiza hasta el extremo que puede aparecer la somnolencia, la sensación de fatiga e incluso la pérdida de memoria y de las capacidades cognitivas.

Hay que concienciar a los mayores de la importancia de una correcta higiene del sueño y desde el servicio de teleasistencia se trasmite la idea de la necesidad de los hábitos de sueño saludables mediante los talleres, charlas o los consejos.

Entre las recomendaciones más habituales encontramos:

  • Intentar no hacer siesta durante el día.
  • No beber estimulantes como el café, el té o refrescos con cafeína durante al menos 3 ó 4 horas antes de acostarse.
  • Mantener una rutina en los horarios, es importante acostarse siempre a la misma hora para acostumbrar a nuestro cuerpo.
  • Utilizar la cama solo para dormir, no es un lugar para leer o realizar cualquier actividad que ni sea dormir por las noches.
  • Cenas ligeras, los atracones que producen digestiones pesadas y sensación de pesadez no son recomendables. Un pequeño refrigerio como un vaso de leche caliente es muy aconsejable.
  • No obsesionarse con las horas de sueño, el nerviosismo no es un buen compañero de viaje y no debemos utilizar la cama para pensar en los problemas. En caso de no poder conciliar el sueño después de 20 minutos, lo mejor es realizar una actividad tranquila como leer y esperar que entre el sueño.

Ver Comentarios
Todavía no hay comentarios